Ir al contenido principal

CARTA A CATHY YOUNG DE UN HOMBRE FEMINISTA

Estimada señora Young,
Aunque no tenemos el gusto de conocernos personalmente, no he podido reprimir la necesidad de escribirle una carta tras leer hace unos días en EL PAÍS su artículo titulado Las feministas tratan mal a los hombres (http://elpais.com/elpais/2016/07/04/opinion/1467635693_524761.html). Como hombre feminista me he sentido incluso en la obligación de enviarle unas líneas para, como mínimo, dejarle claro lo bien que el feminismo trata a los hombres que hemos entendido que la igualdad real es una cuestión de ciudadanía y  no una simple exigencia, que también, de la mitad femenina.
Su artículo es una muestra más de cómo en estos tiempos de neoliberalismo, y en los que las progresivas conquistas de las mujeres en algunas partes del planeta están poniendo en entredicho nuestros privilegios, surgen reacciones (neo)machistas que se aferran a un orden político y cultural que continúan manteniendo las jerarquías propias del sistema sexo/género. Unas reacciones generalmente protagonizadas por sujetos masculinos pero a las que también, sorprendentemente, se suman mujeres que parecen no haber comprendido que si están donde están es gracias precisamente al feminismo.

Como suelo explicarle a mi alumnado de primero de Derecho, el enemigo del feminismo no son los hombres sino el patriarcado. Es decir, las estructuras políticas, económicas, jurídicas y culturales que nos mantienen a nosotros como mitad privilegiada al tiempo que usurpamos el sentido universal de la Humanidad. Ese orden, que se traduce en unas más que evidentes relaciones de poder, continúa socializándonos, (mal)educándonos y por tanto también generando comportamientos en muchos hombres, y en algunas mujeres, que contradicen y ponen freno a una lucha que tiene ya casi tres siglos. Usted habla en el artículo de “ataques superficiales a los hombres” cuando lo que a mí me ha parecido todo un ataque a la sensatez es la superficialidad de sus argumentos. Unos argumentos que, y sin duda esto es para mí lo más grave del texto, parecen desconocer no solo la larga historia del feminismo como teoría y como movimiento, sino también la fuerza emancipadora que para todas y para todos tiene un proyecto que pretende liberarnos de las jaulas a las que nos condenan los géneros.
Me parece además de una irresponsabilidad absoluta lanzar un artículo como el suyo en un momento en el que la igualdad se está poniendo en entredicho con el pretexto de la crisis económica, cuando son cientos las mujeres que siguen siendo asesinadas cada día en el planeta a manos del terrorismo machista o cuando se multiplican los pretextos para explotar por ejemplo el cuerpo y la sexualidad femenina. Todo ello por no hablar del desvarío que, a mi parecer, supone afirmar que “el sentimiento favorable a Donald Trump” es producto de una reacción contra el feminismo. Me temo, señora Young, que lo que realmente supone una peligrosa reacción contra el feminismo son textos como el suyo que, además, alientan y alimentan todos los comportamientos y las actitudes patriarcales que no dejan de crecer en los últimos tiempos, muy especialmente en las redes sociales. Unas actitudes que, entre otras cosas, suponen un absoluto desprecio hacia la lucha de tantas mujeres sin las que en buena parte del plantea no disfrutaríamos de la democracia, por más imperfecta que esta sea.
Debo confesarle que en mi caso, y me consta que poco a poco es también el de otros hombres que empiezan a tener conciencia de género, el feminismo ha supuesto un redescubrimiento de mí mismo y del mundo que habito. Un feliz proceso desde el que empiezo a convertirme en una mejor persona y, en consecuencia, en una mejor pieza en el complejo puzle que finalmente debería borrar las injusticias que continúan teniendo a las mujeres como principales víctimas.  En este sentido, no puedo estar más que agradecido al feminismo y a las mujeres que cada día me enseñan a mirarme en el espejo sin tener la necesidad de verme de un tamaño doble del suyo.
Por supuesto que el feminismo es radical –porque pretende remover las raíces de las injusticias de género– y revolucionario –porque persigue subvertir un orden androcéntrico y patriarcal-, pero ello no significa que los hombres debamos sentirlo como una agresión ni que se trate de una batalla en la que solo habrá un ganador/a. Entendido así es la prueba más evidente de la ignorancia más absoluta sobre todo lo que el término representa, además de ser munición facilona para todos aquellos que se rebelan contra los avances de la igualdad. Solo espero, señora Young, que revise sus argumentos y que nunca olvide lo que precisamente muchas mujeres y también algunos hombres reivindicaron en la por usted recordada Declaración de Séneca Falls de 1848. Es decir, la lucha “contra el monopolio de los púlpitos” y, en consecuencia, la enseñanza de que la democracia sin ellas no merece tal nombre. Dicho de otra manera: el proyecto ético del que todo demócrata, mujer u hombre, debería ser partícipe y militante. Aunque solo fuera para superar la esquizofrenia que supone defender la democracia y actuar como antifeminista.  Con esa esperanza, le envío cordiales saludos  y un abrazo “sórico”.
Córdoba, 22 de julio de 2016 (Día de María Magdalena).

Publicado en BLOG MUJERES de EL PAÍS, 26 de julio de 2016: 
http://blogs.elpais.com/mujeres/2016/07/carta-a-cathy-young-de-un-hombre-feminista.html#more

Comentarios

  1. A ti te molesta la verdad y la realidad descrita por Caty en los EEUU; además como tú vives mantenido por las feministas aquí en España; dedicate a trabajar hombre y no seas como un mendigo que vive a costa de las feministas;

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…