Ir al contenido principal

DE PÁJAROS Y CARACOLES

Esta pequeña gran película que consiguió este año, de manera sorprendente, el César a la mejor producción francesa del año, es un emocionante relato sobre, como dice la protagonista en una escena, "las Fátimas que cuidan las casas de las mujeres que trabajan".  La protagonista es una argelina que se siente extranjera en Francia y que vive entre el peso de sus orígenes - su cultura, su lengua, su tradición - y la realidad completamente distinta en que han crecido sus hijas. Una de ellas lucha por ser médica, la otra es una adolescente que se rebela contra todo lo que su madre representa y con lo que ella no se siente identificada. A través de una narración sencilla, centrada en los rostros y en las palabras, nos resulta fácil descubrir cómo Fátima se siente fuera de lugar, cómo el no dominar la lengua del país que la acoge le impide relacionarse con normalidad, cómo por más que intenta integrarse continúa siendo vista como una extraña. No desde la equivalencia, sino desde la distancia, también moral, que implica la desigualdad.

En poco más de una hora, Fátima nos coloca frente a la realidad singular de las mujeres migrantes en Europa y nos muestra, sin grandes aspavientos ni dramatismos, cómo sufren una discriminación intersecccional que hace mucho más compleja su situación que la de sus compañeros varones. La película, además, refleja con exactitud  dos factores que hacen especialmente dura la vida de estas mujeres. De una parte, el choque generacional que viven con unas hijas que han crecido en un contexto cultural que nada tiene que ver con el de las madres (en este sentido, me ha recordado mucho la más que interesante novela de  Hajat el Hachmi, La hija extranjera). De otra, los ámbitos laborales que Occidente les reserva y que de alguna manera vienen a prorrogar el "contrato sexual" para permitir que las mujeres del "primer mundo" puedan desarrollarse en lo público. A través del día a día de Fátima comprobamos cómo ellas son las más vulnerables y perdidas, las que por un lado se sienten obligadas a mantener la tradición - las "guardianas de las costumbres" de las que hablaba Rousseau - y por otro han de ayudar a unas hijas que quieren desarrollarse personalmente lejos de velos y ataduras. En esa tensión mujeres como Fátima son las que más sufren y pierden, las que continúan peleando sin descanso, las que pese a todo, como vemos en la película, se esfuerzan por aprender, por ponerse a la altura que le demanda la sociedad de acogida. Fátima, como otras tantas, y como bien explicó Celia Amorós en una brillante metáfora, se ve obligada a ser al mismo tiempo pájaro y caracol. 

Fátima nos vuelve a demostrar cómo el cine francés nos ofrece miradas plurales desde la pantalla y como es una cinematografía muy atenta a todo lo que bulle en una sociedad que, como bien demuestran los últimos acontecimientos, está fracasando en el proyecto de construir una democracia basada en la convivencia de los/as diferentes. El cine está necesitado de más Fátimas como protagonistas, como en el caso español lo fue la que encarnó Natalia de Molina en la durísima Techo y comedia. Frente a los heroísmos masculinos, están las valerosas mujeres que cada día, sin capa ni espada, luchan por hacerse visibles y por no continuar siendo las cenicientas del pacto. Las que no suelen ocupar portadas, ni estar siquiera en los estudios sesudos de la Academia, ni mucho menos tienen el valor social que sí que se empieza a otorgar a las mujeres occidentales que han asumido el rol de superwomen. La película termina con la esperanza de que la hija de Fátima logrará superar el cuento, aunque no sabemos si para al final convertirse en una pieza más del sistema que prorroga tantas injusticias. En todo caso, para Fátima, leer con dificultad el tablón en el que su hija aparece como aprobada, es el mayor regalo para tantos años de arrastrar la casa como si fuera un caracol y de volar sola, con muchos miedos, casi a ras del suelo.





Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…